`
Banner Image

 



Muchas especies de animales, de plantas, y de microorganismos han sido transportadas fuera de su distribución nativa por las actividades humanas, con el resultado de que se han establecido en regiones del mundo donde no ocurren naturalmente. Algunas de estas especies se encuentran tan bien adaptadas, que en su nuevo ambiente, han alcanzado densidades de población altísimas. Estas especies exóticas invasoras pueden causar grandes impactos sobre la biodiversidad, la agricultura, la economía y la salud humana.

Por ejemplo, el escarabajo asiático de cuernos largos, que se ha establecido en los últimos años en los EE.UU. y en Canadá, amenaza con producir daños por billones de dólares a los árboles de sombra urbanos además de los bosques nativos. La culebra arbórea parda, que llegó en la isla pacífica de Guam durante la Segunda Guerra Mundial, ha impulsado la extinción de 9 especies de aves nativas.

Common tansy (Tanacetum vulgare) on a stream bank Leafy spurge (Euphorbia esula) in a pasture
Tanaceto (Tanacetum vulgare) en una ribera
Euforbia (Euphorbia esula) en un potrero

En Alberta, plantas exóticas tales como la margarita mayor, Leucanthemum vulgare, y el botón de oro, Ranunculus acris, proliferan en los pastos, reduciendo la productividad de los mismos, mientras que los cultivos son amenazados por insectos introducidos como el mosquito rojo del trigo Sitodiplosis mosellana y el picudo del repollo Ceutorhynchus obstrictus.

Una de las razones por qué las especies invasoras pueden proliferar de manera tan desenfrenada es, que estas especies, han escapado de los enemigos naturales, tales como los parásitos, depredadores, y enfermedades, que limitaban sus poblaciones en su área de origen. Por lo tanto, el control biológico es una de las herramientas más importantes en el esfuerzo por manejar las especies invasoras.

Old man's beard in New Zealand Yellow toadflax in canola
Clematis vitalba en Nueva Zelanda
Linaria vulgaris en cultivo de canola

 

Enlaces Utiles:

> Volver a Recursos